Guía Hágalo Usted Mismo

1. Escoger a un narrador

Comience pensando a quién entrevistar. ¿Le gustaría averiguar cómo fue la infancia de su abuelo? ¿Reconectarse con un viejo amigo? ¿Recordar el pasado con un colega que está a punto de jubilarse? Todos tienen una historia que contar, sólo pregunte.

Algunas personas podrían ser reacias a la idea. Dirán “No tengo mucho que decir”, o quizás. “Tú ya sabes todo sobre mi vida”. Recuérdeles que sus experiencias son únicas y que las entrevistas de StoryCorps son acerca de realizar una grabación para el futuro. Muchas personas creen que sus historias no valen la pena ser escuchadas; convénzalos de lo contrario. La entrevista debe ser divertida y gratificante para todos aquellos involucrados.

2. Prepare una lista de preguntas

Sin importar cuán bien conozca a su narrador, un poco de preparación mejorará la calidad de su entrevista inmensamente. Incluso si tiene la oportunidad de entrevistar a su narrador más de una vez, lo ayudará a pensar la mejor oportunidad de capturar las historias, palabras y canciones más importantes en cinta para cada sesión.

Decida acerca de qué quiere hablar. ¿Cuáles son los aspectos más importantes de la vida de su narrador? ¿Qué saben ellos que usted quiera aprender? Aquí hay algunas preguntas que dieron pie a las mejores historias en nuestra experiencia:

  • ¿Qué has aprendido de tu vida?
  • ¿Qué te depara el futuro?
  • ¿Qué es lo que más te enorgullece?
  • ¿Te arrepientes de algo?
  • ¿Cuál fue el momento más feliz de tu vida? ¿El más triste?
  • ¿Hay algo acerca de ti que crees que nadie sabe?
  • ¿Cómo te gustaría que te recuerden?
  • ¿Hay algo que hayas querido decir y que no lo hayamos hecho?
  • Mas pregunta sugeridas

3. Practique cómo usar el equipo

Para grabar las entrevistas orales de historia por sus medios, necesitará tres piezas de equipo: un dispositivo de grabación, un micrófono y audífonos.

Antes de su entrevista, debe familiarizarse con su equipo. Grábese a usted mismo. Encuentre un amigo y haga una entrevista de prueba. Algunas cosas para recordar:

  • Utilice siempre audífonos cuando grabe. Sus audífonos son sus “oídos” para la entrevista; ellos le dirán exactamente que escuchará en la grabación final. Utilícelos para ajustar la posición del micrófono para que el sonido sea lo más claro posible. Si escucha cualquier cosa extraña como un “zumbido” o “clics” detenga la grabación y solucione el problema.
  • Mantenga el micrófono cerca. Mantenga al micrófono a unas siete pulgadas (casi la longitud de una mano) de la boca de su narrador y ligeramente hacia el costado. Siempre sostenga el micrófono en su mano, moviéndolo desde usted hacia su narrador, tal como los reporteros de los noticieros televisivos. Al comienzo de la entrevista, puede pedirle a su narrador que aguarde un momento antes de responder las preguntas, de esta manera tendrá tiempo de mover el micrófono de aquí para allá. Si el sonido es muy alto en sus audífonos, baje el volumen de su audífono en vez de alejar el micrófono.
  • Tenga cuidado con los ruidos del micrófono. El sonido bajo ruidoso que usted puede llegar a oír cuando mueve el micrófono en sus manos se conoce como “ruido de manipulación del micrófono”. Evítelo manejándolo suavemente y no moviéndolo demasiado. Si debe mover el micrófono, asegúrese de esperar hasta que su narrador haya terminado de hablar. Como se observa arriba, hay varios sostenes y soportes para micrófonos disponibles que ayudan a minimizar el ruido de manipulación.
  • Evite los sonidos “p” explosivos y los “s” agudos (sonidos oclusivos y sibilantes no naturales). Si escucha a alguno de los dos, apunte el micrófono hacia el costado de la boca del narrador. Ambos ocurren solo en una zona relativamente angosta directamente en el frente de la boca. (Para comprobarlo usted mismo, diga la palabra “pop” con su mano directamente en frente de su boca. Ahora dígalo nuevamente moviendo su mano hacia el costado. Se sorprenderá al ver cuán rápido desaparece la zona oclusiva).

4. Escoja una ubicación para la entrevista

Escoja el lugar más silencioso posible. Una sala de estar o una habitación con alfombra contribuye a grabaciones cálidas e íntimas. Evite utilizar habitaciones inmensas y vacías, y aléjese de las cocinas que tienen muchas superficies brillantes y ruidos de artefactos.

Evite distracciones sonoras. Las habitaciones están llenas de todo tipo de sonidos que usted normalmente no nota pero que pueden causar estragos en la grabación. Cierre la puerta, desenchufe el teléfono, asegúrese de que las sillas no rechinen, apague todo lo que esté haciendo ruido: relojes, luces fluorescentes zumbantes, aires acondicionados, ventiladores, etc. Escuche y ajústelo durante la entrevista también. Si escucha ruidos mientras su narrador juguetea con su collar, por ejemplo, tenga la confianza de hacérselo saber. Nunca grabe una entrevista con una radio o televisor encendido de fondo.

5. Prepare y pruebe el equipo

Prepare el equipo lo más temprano posible y aseg?rese de sentirse cómodo con él. De esta manera, usted será capaz de concentrarse en la persona a la que está entrevistando y no en el equipo. Antes de comenzar con la entrevista, grabe a su narrador hablando por algunos segundos para asegurarse de que todo funciona. Hágale preguntas introductorias como “¿Puedes describir esta habitación?” o “Dime lo que comiste en el desayuno”. Tómese todo el tiempo que necesite para ajustar la ubicación del micrófono y eliminar el ruido de fondo. Deténgase y escuche la grabación que acaba de hacer para asegurarse de que todo funcione. Sólo recuerde presionar “grabar” nuevamente cuando comience con la entrevista real.

6. Comience la conversación

Comience su sesión de StoryCorps con preguntas introductorias o trivialidades que ayuden a tranquilizar a su narrador. Si todavía no lo hizo, hágale saber por qué usted quiso entrevistarlo y de que va a querer hablar, en general, en la entrevista. Una vez que esté listo, puede continuar con la identificación.

La identificación es una parte importante de cada entrevista. Comience por decir su nombre, edad, la fecha y la ubicación de la entrevista. Por ejemplo, “Hola, mi nombre es Cristóbal. Tengo cuarenta y un años. La fecha de hoy es 3 de agosto de 1492, y estamos sentados aquí en mi barco llamado La Santa María en el Puerto de Palos”. Ahora pídale a su narrador que enuncie la misma información. Repita este proceso al comienzo de cada disco nuevo.

Utilice su lista de preguntas. Recuerde, las preguntas que usted generó son sólo sugerencias. Confíe en su instinto. Si algo le interesa o da pie a mayor exploración, haga más preguntas. Algunas veces su narrador necesitará “permiso” para explorar ciertos temas; mostrar esa autorización puede significar nada más que mostrar su interés o puede decir “Cuéntame más”. Piense en la lista de preguntas como una lista de respaldo. Si se cohíbe o necesita un puntapié inicial, utilícela, pero no se sienta limitado por ella. Siéntase cómodo para hacer preguntas en cualquier orden que le parezca correcto. Tómese descansos si los necesita.

No haga ruido cuando su narrador está hablando. No diga “aha, mm” o interrumpa cuando se dice algo interesante. En cambio, utilice indicios visuales como asentir con la cabeza.

Asegúrese de alternar el micrófono entre usted y su narrador. Cuando esté haciendo la pregunta, el micrófono debe estar apuntando a su boca. Pero cuando su narrador esté respondiendo, el micrófono debe estar cerca de él.

7. Obtenga historias grandiosas

La mejor entrevista es simplemente una conversación. Debería sentir que su narrador está siendo él mismo. Sin embargo, a veces las personas actúan diferente cuando están frente a un micrófono. Aquí hay algunos consejos para ayudar a que la conversación fluya:

  • Escuche atentamente. Mire a los ojos del narrador (no al micrófono). Manténgase interesado e involucrado en la narración.
  • Preste especial atención a los temas interesantes. Cuando escuche algo que lo conmueve, siéntase confiado en hablar más sobre eso. Si siente que el tema actual no es interesante, dirija la conversación hacia otro tema.
  • Sea usted mismo. Puede reír con la persona a la que está entrevistando o incluso llorar con ellos. Los momentos auténticos son los mejores.
  • Ayude al narrador a ser más descriptivo. Cuando necesite que su narrador describa algo, puede ayudar que le pida que “pinte un cuadro con palabras.”
  • No tema grabar nuevamente. Si el narrador distorsiona las palabras o comete un error, pídale que se repita. Si su historia nunca llega al final o su narrador pierde la línea de pensamiento, puede pedirle que le repita el final. Asegúrese de estar conforme con lo que grabó. Puede grabar la cantidad de veces que sean necesarias (siempre y cuando no enloquezca al narrador).
  • Haga preguntas emotivas. Preguntas como “¿Cómo te hace sentir esto?” frecuentemente producen respuestas bien pensadas. No tema preguntar.
  • Tome notas durante la entrevista. Escriba cualquier pregunta o historia a la que quizás quiera volver más tarde en la entrevista.
  • Sea curioso y honesto y mantenga un corazón abierto. Grandes cosas sucederán.

8. Finalice

Antes de que apague la grabadora, haga dos cosas: Pregúntele al narrador si hay algo más de lo que quiera hablar, y agradézcale. Compartir una historia puede ser difícil para algunas personas. Exprese su gratitud haciéndole saber que fue un privilegio haber compartido su historia con usted.